Explorando senderos en mountain bike


El grupo de mtb antes de comenzar a subir

Algo que me gusta mucho es explorar rutas o senderos, bien sea a pie o en mountain bike, y este fin de semana junto con un grupo de amigos del mtb tuve la oportunidad de hacerlo. Habíamos conversado sobre la ruta que recorrimos unos días atrás, pero ninguno sabía cuan difícil sería ni su longitud o a donde llegaba, así que íbamos a ciegas, pero tampoco es que estuviéramos corriendo tanto peligro de perdernos pues había un camino franco al cual seguir por lo menos por el 90% de la ruta.

Uno de los pocos tramos de la ruta donde se podía pedalear.

 

En la primera subida, luego vendrían mas y mas empinadas

Con los ánimos bien en alto nos reunimos el domingo temprano en el sitio de encuentro y luego de esperar un tiempo prudencial a que llegaran todos el grupo partió, el primer obstáculo a vencer fue como comenzar el camino, desde la carretera asfaltada podíamos ver en las colinas la zenda por donde debíamos transitar, pero entre nosotros y ella se interponían unas cercas de alambre de púas que conformaban varios potreros para el ganado, al final logramos localizar un paso (peine le llaman por acá) por el que podríamos entrar al terreno y así hicimos.

El gurpo de mountain bike o mtb descansando en la primera torre

Una vez estando dentro nos acercamos a las colinas y comprobamos que el camino iba a ser mas duro de lo que pensamos originalmente, pues ante nosotros estaba una pendiente de al menos 35 grados de inclinación, la cual nos obligaría a cargar las bicicletas para poder subir hasta la primera torre eléctrica, no les dije que el camino en su inicio era una especie de carretera de mantenimiento de torres eléctricas, si se le puede llamar carretera a una senda que en su parte mas ancha llega a dos metros y en la mas delgada es un camino como para una persona, llegamos a la primera torre y advertimos que muy probablemente iba a ser así todo el recorrido, ahí descansamos un par de minutos y proseguimos.

recorriendo el trail o camino con nuestras bicis de mtb

Como habíamos pensado la ruta en el sentido que la estábamos recorriendo era puras subidas bastante empinadas, con rocas sueltas, zanjas (a veces pasan por ahí personas haciendo moto enduro), raíces y escalones, lo que la hubiera hecho sumamente divertida si fuera en sentido contrario. En algunas partes había la posibilidad de montarse en la bici y disfrutar de la bajada, cosa que por lo menos yo no deje de hacer.

Después de unas cuantas horas de recorrido llegamos a un sitio donde las rocas del suelo tenían una disposición bastante curiosa, eran lajas en posición vertical lo cual las asemejaba a unas lápidas y tenían mucho filo, era como un paisaje extraterrestre, pero no era desagradable mas bien llamaba la atención, bajar por ahí resultaba intimidante a la vez que retador, y no dejé pasar la oportunidad de hacerlo.

Las rocas en ciertas partes eran intimidantes y hacian la practica del mtb algo riesgoza

Más adelante luego de subir y bajar varias colinas, y de bordear algunas cumbres llegamos a un punto donde el camino se nos esfumó, no había rastro de el, y lo que decidimos fue que me adelantaría para explorar un poco y ver si conseguía una ruta para salir de ahí o en caso contrario devolverme y discutir con el grupo que haríamos, es decir de no encontrar una ruta estaríamos perdidos. Como habíamos acordado me adelante, primero bordié una colina y luego empecé a bajar por otra, cuando llevaba recorrido unos trescientos metros mas o menos llegué a un borde y pude reconocer el terreno, resulta que había estado en ese sitio hacía unos dos o tres años atrás en ese entonces también estábamos explorando una ruta que según debía llevarnos a una cascada de la cual vimos una parte del camino desde arriba, pero que no bajamos sino que nos devolvimos y mas tarde un lugareño nos diría que ese era el camino; En esta ocasión si lo recorreríamos pero para ello primero debíamos encontrarlo, pues desde arriba solo se veían algunos claros.

Disfrutando de la vista, una de las mejores cosas del mountain bike

Le avisé a el grupo y comenzamos a bajar, por donde lo hicimos la pendiente era muy pronunciada, con mucho terreno suelto, pero igualmente algunos nos montamos en las bicis y enfrentamos esta bajada que era bastante técnica, al llegar al final de la parte mas difícil conseguimos un riachuelo el cual fue un alivio, pues llevábamos mas  de cinco horas sin encontrar una fuente de agua y a algunos no les quedaba mas.

Descansando en el bosque, junto con mi bicicleta

De ahí en adelante fue seguir el camino, que habíamos vuelto a encontrar, hasta entrar en un bosque dentro de el se hacia borroso y no estaba claro por donde debíamos seguir, en ese momento yo iba indicando la ruta, así que estaba pendiente de todo y en mas de una ocasión me tuve que valer de indicios tan pequeños como una hoja o una rama quebrada hacia ya tiempo para descifrar por donde ir, no puedo negar que me sentí como un verdadero explorador, cuando llegamos a un rio algo mas grande que el anterior y vimos una manguera que iba por una de sus orillas sentimos alivio, pues era una señal de que no muy lejos de ahí debía haber una casa u otro tipo de asentamiento humano.

Recorrimos río abajo siempre pendiente de donde iba la manguera hasta llegar a un camino franco de nuevo y mas adelante a unas cascadas que varios miembros del grupo reconocieron, ALIVIO! de ahí a un carretera conocida no quedaban sino unos pocos de cientos de metros, los cuales recorrimos con buen animo hasta llegar a una bodega donde compramos algo para engañar el hambre, pues ya llevábamos al menos seis horas de travesía sin comer nada.

La cascada que varios conocian

De ahí ya solo era bajar por una carretera de tierra hasta donde esta se encontraba con la vía asfaltada y luego esperar a que nos vinieran a buscar, para esto uno de los compañeros llamó a su esposa y le pidió que nos recogiera en su pick up, de verdad fue un gesto que agradecimos mucho, pues sino nos hubiera tocado pedalear hasta la ciudad cansados y hambrientos por ma de veinte kilómetros.

A pesar de haber sido una experiencia agotadora, que a veces desesperaba, en general puedo decir que fue algo agradable que difícilmente olvidaremos y que además refresca y hace recordar lo que el espíritu del mountain bike es.

Acerca de tesne

ingeniero,blogger, twitter, en general aficionado a la web 2.0 ademas de escalador, cuenta cuento (de vez en cuando) entre otras cosas..
Esta entrada fue publicada en Deporte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Explorando senderos en mountain bike

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s