El cuento del principe tonto


Resulta ser que cierto día un joven príncipe estaba viajando por lejanas tierras, y pasó cerca de la torre de un castillo, en la ventana vio a la mujer mas hermosa que jamas había visto, tal fue la impresión que esta chica causó en el, que quedó enamorado de una vez, así que se decidió a conquistarla.

Con tal objetivo en mente se marchó a escribirle poemas, al cabo de unos días regreso y comenzó a declamarle su amor por medio de las poesías que había escrito, pero la hermosa mujer solo lo miraba desde su ventana, triste se marchó el príncipe, pero como estaba decidido a enamorarla, se fue a escribirle canciones.

A los pocos días regresó con las canciones que le había escrito, y las contó con tal pasión que las doncellas del castillo lloraban, pero la princesa, la princesa solo lo miraba, esto los desconsoló, como es posible que no me de ni una señal, no diga ni una palabra, nada? -se decía el príncipe- pero el no se iba a dar por vencido, así que decidió a hacer algo mas radical e hizo instalar una carpa cerca de la ventana de la princesa, esto para poder cantarle y declamarle poemas todo el tiempo.

Pasaron los meses y la princesa nada que cedía y el príncipe insistía e insistía, ya  cercana la fecha del aniversario de haber pasado por primera vez por allí, el príncipe enfermó gravemente, paso meses  convaleciendo y pensado en su amor no correspondido.

Finalmente, no se sabe si de mengua o por la enfermedad en si, el príncipe murió, murió solo y triste por no haber podido conquistar el amor de su vida, y lo hizo sin saber que su amada princesa era sordomuda.

Acerca de tesne

ingeniero,blogger, twitter, en general aficionado a la web 2.0 ademas de escalador, cuenta cuento (de vez en cuando) entre otras cosas..
Esta entrada fue publicada en cultura, escritos, Literatura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El cuento del principe tonto

  1. Milagros Nathali Silva R dijo:

    Que lindo! una lección de vida para no olvidar, la vida se nos escapa infiriendo, suponiendo! perdemos tiempo y energía creyendo que los demás saben y conocen de nuestros deseos sin asegurarnos que en verdad así suceda…el principe tonto somos muchos, por no decir que todos! Bravo!

  2. jenn dijo:

    Me alegra mucho que escribieras de nuevo. Un cuento muy corto pero con una gran moraleja. Te dejo, voy a cantar una canción a mi amor.. 😉

    • tesne dijo:

      Bueno estoy tratando de retomar la escritura, tu lo sabes, lo que pasa es que a veces la dinámica diaria no da chance de hacerlo. Un beso!

  3. Camaché dijo:

    Muy buen cuentito, para pensar. Muchas veces en la vida nos encontramos con princesas sordomudas. La cuestión es: ¿cómo hacer para saber si es sordomuda o no la prinecesa que amamos?.

    😉

  4. infelix dijo:

    Wow, muy buen cuento. De haberlo sabido antes, el lenguaje de señas hubiera sido la solución

  5. Giancarlo dijo:

    muy bueno eh, a veces no nos ponemos a ver mas alla de esa persona, idealizamos, pensamos tantas cosas para que al final nos ahoguemos en pequeño vaso con agua

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s